30.5 C
Irapuato
viernes, septiembre 22, 2023
spot_img

DE LAS POCAS VOCES QUE JUSTIPRECIAN CON ALTURA

1.- Son tres juristas, Don Elisur Arteaga Nava, Don José Ramón Cossio Diaz y Don Sergio García Ramirez (por orden alfabético de los apellidos). Ante la ausencia de la voz vibrante de Don Ignacio Burgoa Orihuela, ellos con su estilo, nos enseñan caminos y sus voces son necesarias para entender profundamente las crisis de cada día, de cada escándalo, de cada traspiés del gobernante mayor

2.- Elisur es un guerrense típico, constitucionalista alto, profesor de la Libre de Derecho, sus aportaciones en el periódico El Universal y en la revista Siempre son contundentes. Cossio ex Ministro de la Corte del Justicia, tiene todo el bagaje del académico de la UNAM y su paso por la SCJN garantizan conocimiento. Y Don Sergio Ex presidente de la Corte Americana de Derechos Humanos, tratadista culto, fino, conlleva un estilo único.

3.- Uno de los últimos temas la grave aniquilación de las “escuelas de tiempo completo” que han sido sustituidas en forma grotesca y que tienen lamentablemente el timón de una señora llamada Delfina Gómez, quien fue sancionada en 4.5 millones de pesos que le impuso Tribunal Electoral del Poder Judicial por desvió de los salarios de trabajadores.

4.- El tema de la muerte después de 15 años de éxito de “escuelas de tiempo completo” que ha sido crudamente tratado por la actual revista Proceso, y muchos medios, ya que a raíz de esto muchos niños marginados se quedarán sin alimentos, sin desarrollo académico, sin jornada escolar ampliada.

5.- Cossío nos refiere lo siguiente que copio:

En los últimos días se ha hablado mucho de la cancelación del programa de “escuelas de tiempo completo”. Se ha dicho, y con razón, lo mucho que esa pésima decisión habrá de impactar en la vida de numerosas niñas y niños y sus familias. Lo que implicará que a las y los estudiantes de las comunidades más pobres del país se les retiren recursos que hacen diferencia en la oportunidad a la educación, la nutrición y el acceso a una mejor calidad de vida. También se ha comentado sobre lo que significa que un gobierno, que no se cansa de definirse de izquierdas, rompa las medidas de apoyo en favor de quienes menos tienen.

Sin embargo, y a pesar de las críticas a su determinación, el presidente López Obrador decidió sostenerla. En su charla de ayer lo señaló expresamente. Además de mostrar necedad y la incapacidad de reconocer el más mínimo error, los dichos mañaneros ponen de manifiesto su comprensión de los derechos humanos. Sabíamos ya de su repelencia a algunos de ellos. A los que tienen que ver con el feminismo, el medio ambiente o la orientación sexual. Podía entenderse —no justificarse— que se debía a las dificultades de incorporarlos a sus muy tradicionales y muy conservadoras concepciones políticas y jurídicas. En efecto, sus afirmaciones para mantener el cierre de las escuelas de tiempo completo expresaron nítidamente su concepción general de los derechos humanos.

Lo mejor que se le ocurrió decir al Presidente para cancelar los programas educativos de tiempo completo, fue que la asignación de los recursos se haría de manera directa a los padres y sin la intervención de nadie. Siguiendo con su lógica, un padre tendrá dinero en efectivo a partir del número de hijos en la edad escolar del programa. Aun suponiendo que la asignación es eficaz –lo cual dudo muchísimo–, significará que los padres de familia tendrán cierta cantidad mensual de dinero por cada uno de sus hijos en edad escolar, y que el acumulado podrá serles de importancia. Hasta aquí, aparentemente, nada criticable. Sin embargo, de inmediato surgen los problemas. Por mucho que el dinero pueda significar en lo individual, nunca será suficiente para abrir ni mantener una escuela, ni para preparar la comida diaria a los niños, ni para mantenerlos estudiando en las tardes bajo la supervisión de un maestro. Tampoco resolverá directamente los temas de la convivencia cotidiana ni el acceso a conocimientos y estudios. Menos aún servirá para que los padres mantengan sus ocupaciones ordinarias cuando sus hijos se encuentran aprendiendo y socializando con otros niños.

Puede suceder que López Obrador no alcance a comprender que lo que los niños y sus familiares requieren es una amplia base institucional. No solo dinero. Éste, en el mejor de los casos, solo solucionará las más básicas necesidades. Podría suceder también que el Presidente esté buscando de manera intencionada la desinstitucionalización de la educación a fin de generarse una base clientelar completamente diversa a la ciudadanía. Puede ser que, finalmente, pretenda una combinación entre ambos extremos.

Cualquiera que sea su pensamiento o su intención, lo cierto es que el entendimiento que López Obrador tiene de los derechos humanos no es ni moderno ni constitucional. Es una expresión más de atavismos que buscan la despolitización de los actuales estudiantes, o la constitución de clientelas personalmente agradecidas. En este caso, desde luego, en perjuicio de los niños pobres. Aquellos sujetos que alguna vez fueron el centro de sus afanes renovadores verbales.

 6.- Ciertamente es grave que quiten comida en escuelas y ello constituye una extinción repudiada por muchos, ya que atendía a más de tres millones de alumnos en más de 25 mil plateles en zonas marginadas, ante los oídos sordos del Gobernante que destruye, sin frenos.

Artículos relacionados

Siguenos

28,822FansMe gusta
72SeguidoresSeguir
316SeguidoresSeguir
3,298SeguidoresSeguir
37SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -

Ultimas Noticias