20.7 C
Irapuato
jueves, abril 25, 2024

Crónica de una manifestación policiaca

Desde un día antes se anunció la manifestación en redes sociales; los Policías de Irapuato estaban tristes primero, luego muy enojados, indignados y hartos de las condiciones en las que están trabajando desde hace ya varias administraciones y no es para menos; el municipio de Irapuato se encuentra entre las ciudades del Corredor Industrial con más índice de violencia.

Tan solo en lo que lleva la actual administración, ya van cinco elementos asesinados de forma violenta; la respuesta para calmar las críticas, es que seguramente estaban involucrados con el crimen organizado y lo que les manda decir a través de los medios la alcaldesa de Irapuato Lorena Alfaro García y el secretario de Seguridad Ciudadana, Ricardo Benavides Hernández, es que los policías “saquen las manos del crimen”, como si fuera una regla que los elementos, están “metidos en algo”.

La mañana de este miércoles 29 de junio, los policías llegaron de a poquitos a la Presidencia Municipal alrededor de las 8:30 de la mañana, la cita era “del lado de la plaza de los Fundadores” por ahí por la puerta de escapatoria trasera, la puerta por donde salen o entran los funcionarios que no quieren llamar la atención. Unos 50 medios de comunicación y de páginas de noticias de la mayor parte del estado, también estaban ahí expectantes y desmañanados.

La mayoría de los manifestantes eran mujeres policías; cuando se vieron se abrazaron, y se dieron las condolencias, pues apenas la noche del 28 de junio su comandante “Mi Gente” como le decían, fue asesinado, «sin deberla»: “Él nunca quiso ni ascender; era una persona muy amable con la tropa, él siempre quiso ser tropa” dijo con la voz entrecortada una mujer policía.

Se formó un grupo de aproximadamente cincuenta policías, se pusieron de acuerdo y el Comandante Hipólito, muy joven, pero decidido, tomó el liderazgo; los demás lo respaldaron. Caminaron hacia la puerta principal de la Presidencia Municipal; la resguardaban precisamente dos de sus compañeros policías, que aunque los recibieron de frente, evidentemente estaban con ellos.

Llegaron primero en silencio, con las pancartas en la mano; una mujer policía abrazó a otra mujer; el abrazo apretado, con tantas palabras reprimidas y acompañado de lágrimas, ese abrazo duró por lo menos un minuto. Sus pancartas decían “IRAPUATO HUELE A MUERTE”, “QUEREMOS VIVIR”, “NOS ESTÁN MATANDO”…

“Yo supe que hay varios compañeros amenazados; hay compañeros que amenazan por hacer bien su trabajo, pero la Secretaría en vez de apoyarlos, los da de baja; firma tu baja y ya vete, les dice” platicó un elemento.

Frente a la Presidencia de Irapuato, una mujer policía gritó los nombres de sus compañeros asesinados: ¡Antonio Ramírez Delgado!, ¡Javier Castañeda Vargas!, ¡Luis Palafox!, ¡Federico Zavala Díaz!, ¡Sonya Arellano!, ¡Rafael Negrete Castillo!, ¡Alejandro Huerta!, ¡Gabriela Núñez!, ¡Citlalic Esquivel Bautista!, ¡Martín Rodríguez Mendoza!, ¡Roberto Contreras!, ¡Cristopher de Jesús Abad!, ¡Alejandro González Rivera!, ¡Israel Barrios!, ¡Miguel Caudillo!, ¡Francisco Andaracua!, ¡Gustavo Luna!, ¡Antonio Ramírez Delgado! y se les sumaron los dos de esta semana; ¡comandante J. Reyes Méndez! y ¡Juan Carlos Moreno Ayala!. ¡PRESENTE!, ¡PRESENTE!, ¡PRESENTE! -contestaron en coro los policías-.

Mientras se manifestaban, algunos elementos dijeron que recibieron amenazas de números desconocidos, donde les decían que ya los tenían ubicados. No supieron de quiénes venían los mensajes. Cualquiera podría ser.

Entre sus peticiones estaba la renuncia del secretario de Seguridad Ciudadana, Ricardo Benavides, pisieron que les dieran uniformes nuevos porque los que traen ellos los compran, que les den más balas porque enfrentan al crimen con 14 balas y un cartucho, pensaron también en renunciar a la corporación.

Fue alrededor de las 10:45 de la mañana, cuando un grupo de cinco policías entraron a un salón del cuarto piso del Edificio de Gobierno, ubicado a unos pasos de la Presidencia Municipal. Ahí duraron alrededor de tres horas.

Estuvo con ellos, el secretario de Seguridad Ciudadana, Ricardo Benavides Hernández, el también novato en el puesto secretario de Ayuntamiento Rodolfo Gómez, el director de Proximidad Ciudadana Julio Borja, Adriana Elizarrarás Sandoval, de la Oficialía Mayor, entre otros. Finalmente, los policías firmaron resignados los acuerdos. La alcaldesa Lorena Alfaro García no se presentó.

Los acuerdos fueron: se checarán los salarios para que sean más justos, se va a instalar un módulo para recibir las quejas de los policías que se sientan amenazados o que les sean resueltas las dudas, se apoyará con cajas de ahorro e instituciones financieras para préstamos personales, buscar alternativas para que los elementos puedan portar las armas de fuego, gestionarán el equipamiento y uniformes de calidad con las áreas correspondientes, capacitación constante para los elementos y no habrá represalias por la manifestación y las declaraciones hechas en los medios de comunicación para los elementos que participaron de frente en la manifestación.

Cuando salieron a la calle después de la reunión, sus compañeros, fueron recibidos con aplausos, dijeron, lo que lograron es para todos, no solo para los que participaron en la manifestación.

Artículos relacionados

Siguenos

30,441FansMe gusta
72SeguidoresSeguir
316SeguidoresSeguir
3,281SeguidoresSeguir
207SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -

Ultimas Noticias