16.5 C
Irapuato
domingo, diciembre 10, 2023

Tatuador de Silao, el favorito de varios famosos

Osvaldo Hernández alias “Sick Line”, es el tatutador de la novia de Santa Fe Klan y vive en Rancho Seco.

Estudió en la telesecundaria de la Javier Mina y, fue ahí donde su maestra, le potencializó el don del “lettering”.

Sick Line y Santa Fe Klan

Las letras en la piel de las personas, es una pasión, que lo ha llevado a “rayar” a varios famosos.

Es el tatuador más joven del ambiente.
Y es de Silao.

“Sick Línea” ha grabado letras o dibujos en la piel a Maya Nazor, del Chato 473, de Solek 473, del boxeador Angel Pillado, entre muchos otros.

Tiene 21 años y, en su corta vida, ya es un orgullo silaoense.
Su carrera como tatuador, la comenzó a sus 17 años, cuando entró en conflicto en su comunidad, al tatuar a cerca de 30 jóvenes.

“Ese día vi llegar a mi papá a la escuela bien encabronado…y le dije a mi maestra, cierre la puerta porque si es bien cabrón… y lo atendió en la malla”, cuenta “Sick Línea” entre risas de aquella anécdota.

Pero además, no puede creer la actitud de su padre: “No nos entienden, piensan que el tatuaje tiene que ver con la droga, pero no es así.”

“Nos tenemos que cuidar en todos los sentidos, porque esto es un arte. Tatuar es un arte”, dice Oswaldo “Línea”.

Malo para matemáticas, bueno para el dibujo

Sick Line, en la escuela era muy inquieto, su rendimiento académico no era el que deseaban sus maestros, pero encontraron en él una cualidad: dibujaba muy bien.

Oswaldo Hernández “Línea” como lo llaman sus amigos es un dibujante especial, lo hace en piel.

Ha participado en expos de grafitis a nivel nacional e internacionales y ha logrado los primeros lugares en torneos de tatuajes.

También ha trabajado en los mejores estudios y próximamente ofrecerá sus servicios en la tienda de Santa Fe Klan.

Ha ganado concursos de tatuajes a nivel nacional y lanzó su propia marca de playeras con el logo de “Sick Line”.
Aunque no recibió el apoyo de su familia, su sueño es ser de los mejores tatuadores del mundo y dejar en la piel las mejores líneas, rostros y diseños.

“En la secundaria le costaban las materias, pero era un extraordinario dibujante y esa cualidad le sirvió para destacar”, reconoce su maestra, Nancy Hernández.

La profesora recuerda que un día llegó el papá de Oswaldo a la secundaria en la colonia Javier Mina, para reclamarle porque el niño tenía en la puerta de su casa a “puros cholos” que querían que los rayara.

Artículos relacionados

Siguenos

29,764FansMe gusta
72SeguidoresSeguir
316SeguidoresSeguir
3,281SeguidoresSeguir
207SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -

Ultimas Noticias