20.7 C
Irapuato
jueves, abril 25, 2024

El nuevo camino de El Colef

El viernes 4 de marzo pasado, a propuesta de la directora del CONACyT, la doctora María Elena Álvarez-Buylla, la Junta Directiva de El Colegio de la Frontera Norte A.C. (El Colef) aprobó la designación del doctor Víctor Alejandro Espinoza Valle para fungir como su presidente durante el ciclo 2022-2025. Será el quinto presidente de esa institución desde su fundación en el ya lejano agosto de 1982.

Esta designación me alegró mucho, no sólo porque me considero amigo personal del doctor Espinoza desde hace casi tres décadas, sino sobre todo porque conozco su compromiso con el fortalecimiento de las capacidades de nuestro país en el campo de la investigación en materia social, política, demográfica, cultural y ecológica, así como con la solución de los apremiantes problemas que enfrentan las sociedades fronterizas. Así lo ha evidenciado el designado a lo largo de una impresionante carrera académica de cuatro décadas.

El Colef ha sido punta de lanza de la investigación social de frontera —literalmente— desde su creación a instancias del doctor Jorge Bustamante, un extraordinario estudioso de la migración laboral mexicana y de las relaciones entre nuestro país y los Estados Unidos. Fue su primer presidente entre 1982 y 1997. El modelo institucional se inspiró en El Colegio de México: con centros de estudio especializados, con eje focalizado en la investigación y el posgrado, y la promoción de la descentralización del conocimiento científico. Hoy día tiene ocho sedes en ciudades del norte del país y en la CdMx. Cuenta con una planta de 128 investigadores e investigadoras de excelencia, varios considerados eméritos por el Sistema Nacional de Investigadores, como mi querido colega Rafael Alarcón, una de las eminencias actuales en los estudios de la migración internacional.

Entre los años 2004 y 2005 tuve la suerte de ser invitado, a propuesta de mi colega Víctor, a realizar una estancia académica sabática en El Colef. Fue una experiencia muy enriquecedora, pues tuve la oportunidad de trabajar con los mayores especialistas en los dos grandes temas que he estudiando en mi vida académica: la migración internacional y los estudios político-electorales. Pude participar con mi colega en aventuras académicas como la organización del Seminario Nacional de Estudios Electorales entre 2001 y 2004, así como en publicaciones académicas, como el libro Después de la Alternancia: Elecciones y nueva competitividad, que coordinamos en 2005. Con Víctor siempre había algo más qué abordar en el horizonte; como la aventura de organizar un congreso internacional de estudios electorales en Salamanca, España, en 2009, que fue un éxito rotundo.

Los 26 centros de investigación Conacyt están atravesando por momentos difíciles en un entorno de recortes a la educación superior y la ciencia. Las disciplinas sociales, así como las humanidades, padecen aún más desventajas en este contexto. Por esta razón conviene que las instituciones que contribuyen a la generación y apropiación social del conocimiento sean dirigidas por líderes con visión y ambición, que enfrenten los retos institucionales convocando a sus comunidades al esfuerzo colaborativo, en beneficio del país y sus regiones. Por eso felicito a El Colef por esta designación, y le deseo el mejor de los desempeños a su nuevo presidente. Enhorabuena.

Nota parroquiana final: hace dos décadas el gobierno estatal de Guanajuato, a través del extinto Coespo, contrató al Colef para ampliar la EMIF-Norte (Encuesta sobre Migración en la Frontera Norte) y conocer mejor el perfil de los migrantes de esta entidad. El esfuerzo duró poco tiempo y sus resultados descansan en algún archivero del Iplaneg. No estaría mal que la actual Secretaría del Migrante local retomara esa buena idea

Artículos relacionados

Siguenos

30,441FansMe gusta
72SeguidoresSeguir
316SeguidoresSeguir
3,281SeguidoresSeguir
207SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -

Ultimas Noticias